Haz un espacio para una mente positiva

La persona promedio tiene un estimado de 70.000 pensamientos por día. Tómate un momento para reflexionar sobre los
pensamientos que pasan por tu mente. ¿Son esos pensamientos positivos y constructivos? “¡Hoy va a ser un día increíble!”
«Yo puedo lograrlo» «Todo esta bien» ¿O negativos y contraproducentes? “Hoy no tengo la energía necesaria para
completar mi día” «No puedo hacerlo» «Nos soy buen@» «ya no aguanto a mis hijos» «nadie me quiere» «me van a criticar»

Los pensamientos positivos aumentan tu estado de ánimo, tu espíritu y tienden a generar aún más positividad y felicidad en
tu vida. Por el contrario, los pensamientos negativos pueden crear un efecto dominó de energía destructiva.

Caer en un espiral de negatividad afecta enormemente cómo vives tu vida y cómo te perciben los demás. Afortunadamente, TIENES EL PODER DE CAMBIAR la charla negativa interna. Escoge cambiar hacia una percepción más feliz y tener mejores
pensamientos. Se necesita un poco de práctica, pero muy pronto, tu mente podrá volar hacia el lado brillante de la vida. 

Cultiva una mente positiva con los siguientes consejos

DEJA A UN LADO:

DIÁLOGO NEGATIVO INTERNO.
Cuando escuches tu diálogo interno negativo, di “cancelar cancelar” y sigue con un comentario positivo que te condicione a continuar hablando positivamente. Sonrie, es mágico y BRILLA  en pequeñas acciones cada día, en todo lo que hagas. 

CREENCIAS LIMITANTES.
Reemplaza las creencias que ya no te sirven, todas en las que no confías en ti, o las que te dicen «no puedo»  y conviértelas en metas que te emocionen y apoyen. Tu puedes! 

COMPARARTE CON OTRAS PERSONAS.
No te compares, tú eres único y maravilloso, valora todo lo  que tienes a tu favor en este mismo momento. Usar a otra persona como punto de referencia es más saludable que compararse; así que distingue entre la comparación y la admiración. La salud y la felicidad son contagiosas, rodéate de personas positivas y buenas. 

RESISTENCIA AL CAMBIO.
Los cambios en la vida, son perfectos momentos para crecer. Confía en la magia de los nuevos comienzos. Los cambios siempre traen algo nuevo, nuevas oportunidades, retos, personas. 

Si quieres obtener resultados diferentes, ¡haz algo diferente!. Haz pequeños cambios. No hay necesidad de crear caos en nombre del cambio, solo fluye tranquilamente tratando de vivir diferente y explorando nuevas opciones.  Abraza los cambios y deja los miedos. 

LA NECESIDAD DE SIEMPRE TENER LA RAZÓN.
¿Prefieres tener la razón o prefieres ser feliz? Se flexible, relájate y fluye. No trates de llevar la contraria, ni cambiar la forma de pensar de los demás. 

mente positiva

HAZ ESPACIO PARA:

DAR LAS GRACIAS.
Incluso cuando crees que no lo tienes todo, céntrate en lo que tienes hoy en día. Lleva un diario de gratitud y cada día anota cinco cosas por las que estés agradecido. Darte cuenta y valorar todo lo que tienes es la clave, deja de pensar en lo que no tienes y disfruta. 

CAMINAR CON ENERGÍA Y PROPÓSITO.
Haz un esfuerzo consciente para levantarte, camina derecho y con actitud. Incluso cuando te sientas mal y desanimado ¡ponte de pie y sonríe! La postura afecta tu estado de ánimo. Haz que tu postura trabaje a tu favor. Imagina que vas bailando o brincando. Escucha música alegre. 

RODEARTE DE PERSONAS QUE TE ANIMEN Y CON IDEAS AFINES.
Las personas que están vibrando en la misma frecuencia positiva que tú, te mantendrán con los pies en la tierra, te ayudan y te inspiran. Busca personas maravillosas para compartir tu vida y aprende a ver lo bueno en los demás. 

REFLEXIONAR.
Toma el tiempo para reflexionar, meditar o simplemente para relajarte.  Busca paz y silencio en un espacio tranquilo, respira profundamente y calma tu mente y tu cuerpo. Reflexiona o medita mientras haces ejercicio. Los movimientos repetidos y constantes te ayudan a relajarte y a meditar, es maravilloso, inténtalo. 

HACER COSAS BUENAS POR ALGUIEN MÁS.
Enfoca tu energía en levantarle el ánimo a alguien y nota cómo tu espíritu y el de la otra persona se elevan también. Ayuda, regala sonrisas, escucha a otra persona, ten detalles lindos con los demás. 

Si algo he aprendido en la vida, es que tu felicidad depende de tu actitud.
Adriana Ugarte
Nutróloga
Educadora en Diabetes
IIN Health Coach
Si te gusta, Comparte en redes: